viernes, 13 de noviembre de 2009

Ricardo, ¿qué mundo te está esperando?





Acabas de nacer, Ricardo, y ya te está dando problemas tu abuelo. Haciéndote preguntas como que qué mundo te hemos preparado, qué mundo te está esperando. Rubén y Jara, tus hermanos expectantes, tus hermanos ilusionados, tus hermanos dueños de un futuro generoso y amplio, están dándose cuenta ya del mundo que les aguarda. Cuando esta mañana no querían montarse en el autobús para ir al colegio; cuando la pasada noche los dos durmieron bajo la amenaza de una tos repetida; cuando Rubén pide miel porque sabe que le alivia, que se lo ha inculcado su padre; cuando Jara, mocosina, dice “no pasa nada, abuelita. No pasa nada”... es, en su mundo, su gran problema, su único problema ahora. Pero afuera les está esperando, como a tí, Ricardo, otro mundo al que los tres vais a enfrentaros con aplomo, con fe. Es el mundo que os hemos preparado. El mundo de lo nuclear, de las refinerías, de las guerras, de los rencores, del cambio climático, del hambre, un mundo que no nos gusta nada tampoco a nosotros, los que lo hemos hecho.

Pero también es, y sobre todo, el mundo de las mariposas, de las flores, de los pajarillos, de los globos de colores, de los payasos, de las risas, de las fuentes, de la lluvia alegre, de las olas, del viento suave, del tiovivo, de los fuegos artificiales, de las hadas y de los cuentos de fábula, de las pompas de jabón, del agua tibia en la ducha, del cariño de la mamá melosa que os acompaña en los días de fiesta y cuando caéis al suelo sufriendo algún daño, el mundo de los dibujos animados, de otros niños, el mundo de la ilusión del sueño imaginada cuando estais a punto de cerrar los ojos por un rato, del teatro en el colegio, de la fiesta de fin de curso, de la alegría de soplar las velas en el cumpleaños... El mundo de la aurora boreal y de las tormentas y de la luna llena y de la rosa de los vientos y del arco iris que veréis desde el patio de vuestra casa, del mugido de una vaca que se encontró una flor, el mundo de una flauta dulce sonando, de un platero triscando en el campo, de miles de margaritas abiertas para ese y otros plateros, de cualquier cabalgata de Reyes Magos con o sin camellos, qué sé yo, cualquier mundo que los mayores seamos capaces de imaginar para vosotros, un mundo por ejemplo de cientos de grullas volando en manada, de caminos y veredas plenos de amapolas, de miles de ovejas balando, de ranas croando en una charca escapando de vuestras piedras, de cisnes bordeando cualquier lago, de racimos de uva colgando apetitosos, de hibiscos que pinta tita Paz para vosotros o de la orquídea Vanda Miss Joaquin que ha descubierto en Singapur, de libros que contienen millones de palabras y que almacena con mimo tita Esther, de Iron Maiden que escuchan mamá y papá esperando que os gusten, de gorros y de baños y duchas suaves que os da abuelita, como cariños contra la fiebre o el dolor que ponemos en vuestras manos todos nosotros. Ese, ese queremos, Ricardo, que sea el mundo que te hemos preparado a ti, a Rubén, a Jara... El mundo que te está esperando, que os está esperando, frágiles niños, ilusionados niños, campeones de nuestros corazones, amos de nuestras ilusiones todas, razón última de la vidas de quienes os vemos ya de lejos, escapar, corriendo, volando, buscando nubes y cielo y aire que nosotros queremos daros y poner en vuestras alas, hoy todavía frágiles, todavía tiernas, pero siempre tan nuestras.

12 comentarios:

El Avisador dijo...

Hermosa bienvenida. Enhorabuena, abuelo López.

Anónimo dijo...

Pienso que ese inmenso corazón que me atribuiste en tiempos se te está llenando de todo lo que escribes en el segundo párrafo. Tres son ya los que empiezan a meter cosas en ese pecho que has llevado siempre descubierto, aunque algunas veces notes que duele. Enhorabuena, Abuelo, y bienvenido a ese segundo mundo, Ricardo. Es el que deseamos para tí.
Un fuerte abrazo, Hermano.

Manuel López dijo...

Gracias Avisador y grcias hermano. Bien pronto estais al pie del cañón y me agrada que el Avisador acabe el día conmigo y mi Hermano lo empiece en mi comopañía, y todos con Ricardo y el resto de su pandi.

Lorenzo Trigo dijo...

Felicidades a todos, ya me he enterado que todo muy bien.
Ya los veremos a todos juntos ¡¡¡

Un abrazo

Lorenzo Trigo

Anónimo dijo...

  Alberto González:
Enhorabuena. Un abrazo


Miguel Lucas:
ENHORABUENA A LOS PADRES Y ABUELOS

Jose Antonio Rebolledo:
Y el primer mundo que conocerá Ricardo será el mundo contado por sus abuelos. Y éso le fortalecerá. Enhorabuena.


Torres Carbajal, Juan Francisco
 FELICIDADES :)



 

José dijo...

Hoy sábado, 14 de noviembre, iremos al pueblo, y allí, entre tantos recuerdos y querencias, estará también Ricardo, hecho ya un mocito.

Enhorabuena. Fausti y José.

Evaristo dijo...

Enhorabuena a todos y bienvenidos al club de los tres. Nosotros, salvo las noches de tos, lo llevamos estupendamente. Ser padre es lo mejor que puede ocurrir y merece la pena tripitir.
Disfrutad de Ricardo y felicidades de parte de Juanjo, Marcos, Clara, Elena y Evaristo

Berta dijo...

Tienes un nuevo nieto precioso. Además, Eva está guapísima. Tu escrito me ha emocionado por la parte que me toca. Enhorabuena a los dos abuelazos. Un abrazo para ti y para Tere.

Esther dijo...

ole el abuelo poeta!

Eva dijo...

La canción favorita de Rubén hijo es "I was made for loving you", de Kiss, y la canta mejor que su padre. Jara es heavy de nacimiento. Siempre pide que le pongas música en el coche, y no le gustan nada las baladas. Y el peque apunta maneras, que da unos alaridos que ni Judas Priest.

El abuelo Manolo dijo...

Eva, hija y madre de Ricardo: te advierto que a mi me gustaban mucho ERIC BURDON Y THE ANIMALS, lo que pasa es que lo que ellos cantaban, "La casa del sol naciente", era poco heavy. A ver si a Ricardo también entre todos le educamos el oido y el gusto musical.

Lucas Garra dijo...

Precioso texto y fantástica noticia. Felicidades por las dos.
Saludos.
Lucas.