jueves, 3 de junio de 2010

REal REsaca













En las inmediaciones del lugar del majestuoso desfile había escenas como estas. Forman también parte de lo que badajoz vivió ese día. FOTOS: MANOLO LóPEZ


Era lo que daba de sí el día. ¿Qué digo el día?, ¡las semanas y los días! Todo el tiempo que fue necesario para llegar después a esta REal REsaca de la que Badajoz tardó apenas un par de días en recuperarse. Menos mal que Badajoz estaba guapa, con sus miserias. Y que al menos se dio la imagen de ciudad moderna, con sus inconvenientes, con un despliegue de vigilancia que podía parecer exagerando pero que a lo mejor era necesario. Muchos se despacharon a gusto con las protestas, haciendo protagonistas a quienes a lo mejor no merecían el descalificador silbido. Pero esa es la grandeza de la democracia. Que admite a todos incluidos quienes no piensan como nosotros. Con estos mimbres, Badajoz vivió un día de sol espléndido y calor agobiante, que se tradujo en largas colas en los asadores de pollos y en los bares, en muchas casas en las que los responsables del avituallamiento se quedaron ante la tele o en el desfile en vivo y en directo con lo que el personal hubo de conformarse con apurar los restos de la nevera y pensar en que ya vendrán tiempos mejores.
Lo menos bueno del caso es, como han destacado varios lectores de la prensa local, que han de venir el rey y su corte para que la ciudad coja el tono de la limpieza que tanta falta le está haciendo. O que al menos lo coja en las zonas afectadas por los desfiles militares y los controles de policía. Porque hay otras barriadas de la ciudad que no se han visto beneficiadas de la febril actividad limpiadora de los últimos días. Tan sólo un par de días antes del desfile, el viernes, muchos contenedores de Sinforiano Madroñero estaban a reventar de basura poco antes de las 9 de la mañana, que no es hora de que estén así. No sé por qué cuando vi una de las fotos del HOY sobre la recepción del rey en el Palacio de Congresos me saltó de inmediato a la vista una de las fotos, la de el rey hablando con el concejal de Limpieza, Antonio Ávila. No sé si su Serenísima Majestad le estaría recriminando o preguntando. “Concejal, ¿cómo tienes tan limpia esta avenida?” Supongo que al concejal se le subiría el pavo, que es lo que debe pasar en un caso así. Bueno, pues a hora a ver cuánto nos dura la REal REsaca, por lo menos en lo de la limpieza.

4 comentarios:

paz dijo...

Los habitantes de Agustina de Aragón, la calle más guarra del mundo, se regocijaban pensando en la belleza del desfile, a la luz del cual los baches de su calle parecían decoraciones jónicas y corintias, y las porquerías de distinta índole que perlan su suelo se les antojaban flores frescas de la montaña, creciendo espontáneamente en la calle más bonita de España.

el espontáneo dijo...

Por el Cerro de Reyes y la Suerte de Saavedra desfilan todos los días descerebrados con los coches a toda pastilla sin importarles lo que se puedan llevar por delante. Por la Plaza Alta desfilan todos los días desgracias y sueños rotos. Por el comedor de la calle Martín Cansado desfilan todos los días personas que no tienen nada que llevarse a la boca. Por circunvalación, a la altura de esa horrible escultura de tres cabezas, desfilan todos los días miserias, esclavitud, extorsión y maltrato físico.

Pero parece ser que estos desfiles no son REALES.
Un saludo, Manolo.

La niña dijo...

Y yo,ilusa de mi,pensé a lo mejor el Rey tiene curiosidad por conocer la calle que lleva su nombre,y por fin conseguimos que todas las tiendas de la calle Menacho(que todas las noches nos dejan miles de cajas en los soportales de dicha calle Juan Carlos I)dejen cada una en su puerta sus"miasmas",pero no seguimos igual,algún dia te mando unas fotos.Besos

Manuel López dijo...

Esta es la REalidad de un Badajoz que se enorgullece de sus miserias y las tapa a golpe de cientos de geraneos en las rotondas, como si con eso estuviera todo arreglado. y no está arreglado. No hay más que ver cómo sigue el caño de la Cambota, la prostitución en circunvalación, la miseria en muchos sitios. Pero en unos días quemaremos unos vistosos fuegos artificiales. Aplaudan, aplaudamos...