domingo, 8 de febrero de 2009

El Manolo de toda la vida


Es el mismo de siempre, el Manolo de toda la vida. Jubilado de lujo, se carpintea todas las mañanas un montón de kilómetros con su perro, a los que hay que sumar los que hace en bicicleta. El perro y él se conocen todos los recovecos y esquinas del Puente Real, del Puente de la Universidad, de todo Valdepasillas. Hace meses que dejó el oficio de periodista en lo más alto del escalafón al que un buen profesional puede llegar en Extremadura. Manolo García Carmona tenía dicho hacía mucho tiempo que él no dejaba enemigos detrás, en el campo de batalla de la información. Puedo asegurar que ha sido así y todo el mundo le recordará siempre con cariño. Su eterna sonrisa, su siempre repetida pregunta (“-¿qué tal machote?”) han sido sus tarjetas de presentación en una vida periodística en la que no le han faltado enfados y broncas, no que los provocara él sino que los recibía. A mi Manolo García Carmona van a hacerle ahora abuelo y los que somos abuelos sabemos que esta es una nueva vida, una experiencia imborrable y muy difícil de describir. Ha de pasar tiempo hasta que pueda pasear a su nieto, pero merecerá la pena la paciente espera. Hasta ese día, él que ha sido modelo de paciencia seguirá carpinteándose todas las mañanas su Puente Real con su perro. Ea, ahí tienen ustedes a el cano con su perro y su sonrisa.

3 comentarios:

Evaristo dijo...

Ole por Los Manolos, el López y el Carmona. La verdad es que se os echa de menos por la redacción. Ahora, cuando miro a vuestros despachos, noto que falta algo. Vamos, que no sé dónde ir a dar los paseítos para estirar los ojos y las piernas.

Anónimo dijo...

Sois dos tíos estupendos. No podeis imaginaros lo mucho que os aprecio, aunque en lo que a mi respecta os habeis pasado catorce pueblos en vuestras apreciaciones.
Otra cosa, Manolete: Eres mucho mejor fotógrafo que nuestro amigo El Gordo.
Hasta mañana en la margen derecha. Un fuerte abrazo para los dos.
Mznolo García

José Larrey Martínez dijo...

Caro Manolo: hoy por fin doy con tu blog, te seguiré de vez en cuando para comprobar que sigues tan genial como siempre. Continuamos avante con nuestras cosas. Un abrazo. Pepe Larrey (El de los chistes)